Chequeo geriatrico para perros, gatos y hurones

9 de March del 2017

    A medida que los animales envejecen, aparecen una seria de cambios que muchas veces achacamos a la edad.
Además de los cambios propios del envejecimiento, los animales de edad avanzada, suelen tener enfermedades concomitantes, muchas de las cuales pueden ser de curso subclínico durante semanas, meses o incluso años antes que den  signos  evidentes para el propietario.

    Los propietarios a veces no dan  importancia a signos como el aumento de la sed, la pérdida de peso, la intolerancia al ejercicio, pérdida de pelo, el exceso de peso….
Realizar  chequeos anuales a nuestras mascotas a partir de cierta edad es mejorar la calidad de vida, retrasar la progresión de enfermedades y aumentar la esperanza de vida de nuestras mascotas.

    Aunque un perro o gato geriátrico parezca estar sano según sus propietarios, puede estar sufriendo una gran variedad de “achaques” más o menos graves que deberían estar bajo continua vigilancia por su veterinario. Es muy importante que los perros y otras mascotas en edad sénior acudan regularmente a revisiones para evitar que cualquiera de los muchos problemas que sufre su mascota  acabe descompensándose y perjudique gravemente su calidad de vida o, incluso, la ponga en peligro.

    La revisión geriátrica nos ayuda a identificar los problemas no reconocidos, dando lugar a su estudio, diagnostico y tratamiento precoz.
Estos programas contemplan la realización de distintos tipos de pruebas: examen físico completo, análisis de sangre, orina y heces, toma de la presión arterial, test de disfunción cognitiva, Radiografía de tórax y un electrocardiograma.

    Por este motivo aconsejamos que se realice  un chequeo geriátrico  anualmente a perros y gatos mayores de 8 años y en los hurones a partir de los 4 años.

    No lo dudes y ven a consultarnos en Assisvet Veterinària